MARYCARMEN HERRERA | ¡Me siento resentida, además de trabajar, yo hago todo lo de la casa!

El Sistema de creencias en el que hemos crecido, ha creado estereotipos, tanto de ser hombre,  como de ser mujer, que incluyen  comportamientos, ideas, expectativas; que si analizamos profundamente, nos han llevado a tensiones, fricciones y en muchos casos a infelicidad por la creencia del “deber ser”; esto ha separado y generado resentimientos entre las personas que forman una pareja, creyendo que como hombre; tengo la obligación de ser el proveedor y que el hecho de que mi compañera trabaje, afecta mi hombría e incluso puedo llegar a envidiar, a resentir y “cobrar factura”.  Asimismo, puedo pensar como mujer, que el hombre está para: mantenerme, amarme, hacerme feliz y satisfacer mis necesidades.

Esto tiene que ver con roles sexuales que también podemos sentir no equitativos: la mujer tiene que atender la casa y el hombre tiene que “mantener”; incluso a veces la mujer trabaja y no existe una economía del hogar en donde ambos aporten; sino que ella dice: este dinero es mío y a ti te toca mantener.

Todo esto, tiene que ver con el Género, el cual es socialmente estructurado; por lo tanto es factible de cambiar, acordar y re-decidir de manera que ambos nos sintamos satisfechos con nuestras decisiones y acuerdos.

Si tu relación de pareja; no está siendo “pareja”, pueden crecer y aprender a tomar otras decisiones y será grato acompañarles en este trayecto.